miércoles, 29 de agosto de 2012

PARCHE ANTICONCEPTIVO


 El parche anticonceptivo es un parche transdérmico plástico, fino, de color beige, que pertenece al grupo de anticonceptivos hormonales combinados. La parte adhesiva contiene los principios activos que se liberan de forma continua a través del torrente circulatorio. Al contrario que con la píldora anticonceptiva oral, el vómito o diarrea no afectan a la cantidad de medicamento que se libera del parche.
El anticonceptivo tiene una vida útil de siete días y debe ser renovado durante tres semanas consecutivas. Debe cambiarse el mismo día de cada semana, ya que está diseñado para que actúe exactamente durante 7 días. En la cuarta semana, cuando debe iniciar el periodo de menstruación no debe utilizarse.

Mecanismo de acción
El Parche Anticonceptivo funciona aplicando la tecnología transdérmica mediante la cual se liberan pequeñas dosis de hormonas que se absorben a través de la piel y que llegan a la sangre de manera continua y constante durante 7 días, liberando a su usuaria de la toma diaria.
Y asi las hormonas son liberadas.

Eficacia

El parche tiene una eficacia comprobada del 99.4%. El éxito del parche y otros anticonceptivos depende del apego del paciente al tratamiento y de la eficacia del método. Los métodos anticonceptivos bien utilizados son muy eficaces. Sin embargo, médicos señalan que a mayor olvido o desapego al tratamiento, menor eficacia. Por ejemplo, el 47-50% de las usuarias de la pastilla anticonceptiva olvida tomar una píldora por ciclo, mientras que el 22% reporta olvidar 2 o más pastillas.
El Parche Anticonceptivo dice facilitar el cumplimiento del tratamiento y disminuir el riesgo de olvidos involuntarios porque se pega. Como anticonceptivo hormonal, el Parche Anticonceptivo tiene una eficacia comprobada mayor del 99%.
Los estudios se realizaron con cinco meses de diferencia, a fin de valorar un eventual cambio de perfil desde que cada mujer comenzó a utilizar el parche anticonceptivo. En total, participaron 6.332 mujeres en el primer trabajo y 5.310 mujeres en el segundo. La comodidad y facilidad de uso fueron las dos cualidades más valoradas por las mujeres españolas a la hora de elegir un método. La mayoría de las usuarias del anticonceptivo hormonal transdérmico manifestaron estar satisfecha después de utilizar el parche durante al menos tres meses. Entre estas mujeres, casi nueve de cada diez lo recomendarían a una amiga. El parche aporta grandes diferencias respecto a los tratamientos hormonales existentes hasta el momento. Es fino, pequeño, se aplica directamente sobre la piel y puede llevarse discretamente bajo la ropa. Y su forma de uso, de aplicación semanal, evita los olvidos y la rutina que supone tener que realizar una toma diaria. Con el parche anticonceptivo para cada ciclo menstrual se aplican tres parches consecutivos, cada uno con siete días de duración, seguidos de una semana en la que se descansa, por lo que se conservan los sangrados menstruales de forma regular. Además, posee un margen de seguridad de 48 horas en caso de olvido de retirada del parche. La administración externa de los parches anticonceptivos presenta ventajas sobre los métodos tradicionales. Así, se evitan malestares tan incómodos y perturbadores como los vómitos o las diarreas no afectan a su capacidad anticonceptiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada